Colibrí, Pingüino y Panda

¿Porqué mi empresa no aparece en la primera
posición de Google? Esa es una pregunta que todos nosotros nos hemos realizado
alguna vez.
Cuando se creó el buscador, Google ordenaba
los resultados en función de una puntuación que asignaba a cada web, junto con
las palabras de búsqueda que empleábamos.
Todo esto ha pasado un poco a la historia,
adaptándose al transcurso del tiempo y, sobre todo, a la manera en que nosotros
mismos utilizamos las búsquedas.
Por usar un ejemplo, cuando queríamos
encontrar cierto restaurante si utilizábamos como términos de búsqueda
‘restaurante mexicano granada’ Google respondía con un listado de restaurantes
mexicanos bien que estuvieran en Granada, o bien que tuvieran alguna relación
con la palabra Granada.
Simplemente con el hecho de que la palabra Granada
apareciera dentro de las keywords de la web ya sería motivo suficiente para que
ese restaurante apareciera como destacado.
En la actualidad (afortunadamente) todo esto
ha cambiado. Ahora si tecleamos ‘restaurante mexicano’ el buscador
automáticamente nos geoposiciona bien a través de la IP donde nos conectemos o
bien a través de la antena de telefonía donde estemos recibiendo la conexión en
el móvil o tablet, ofreciéndonos restaurantes que estén ya no solo estén en
Granada, sino además cerca de donde nos encontramos.
Los que nos dedicamos al SEO estamos más o
menos informados de los cambios que nuestros amigos de Mountain View realizan
prácticamente cada quincena. Cambios que internamente denominan con el nombre
de animales, y que a los más informados os sonarán: Panda, Pingüino y Colibrí.
En resumen, y para no alargar demasiado esta
entrada, el funcionamiento de estos tres sistemas de jerarquización o
puntuación (que no algoritmos de búsqueda) actúa de la siguiente manera.
  • Panda: Valora cualquier aspecto de la web de
    manera positiva. El orden, la información, la estructura, el tiempo de carga,
    la adaptación a móviles, el no uso de Flash, el contenido original…
  • Pingüino: Si Panda nos valora de manera positiva,
    el pingüino es el responsable de penalizarnos. Actuará si utilizamos contenido
    copiado de otras webs, si la página tarda mucho en cargar, si se utiliza Flash,
    si no se respetan los estandards…
  • Colibrí: Mejora los resultados de las
    búsquedas complejas (long tail o no). El colibrí ofrece respuestas con
    precisión y rapidez, en función de lo que le preguntemos al buscador. De esta
    manera, el tener todo el contenido de nuestra web organizado, indexado y
    etiquetado hará que se nos encuentre más rápido, sobre todo si estamos hablando
    de una tienda online.

 

Si queréis más información sobre alguno de
estos peculiares ‘animalillos‘, tan solo notificádnoslo en los comentarios del post, a través
de las diferentes redes sociales o a través de mail.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *